julio 2, 2022

Movimientos repetitivos en niños

El niño realiza movimientos repetitivos

Cuando los niños están aburridos o se sienten inquietos, no es raro que golpeen repetidamente los lápices contra sus pupitres, silben o muestren algún tipo de comportamiento repetitivo que demuestre su inquietud. Sin embargo, los comportamientos repetitivos atípicos también pueden ser indicativos de un trastorno de aprendizaje subyacente, un problema de comportamiento o un déficit social. Por ello, es importante saber reconocer los signos de los comportamientos repetitivos atípicos, ya que pueden limitar las oportunidades de socialización y dificultar el aprendizaje de su hijo. He aquí algunos aspectos a tener en cuenta.

Los comportamientos repetitivos son característicos de diversos trastornos o disfunciones del desarrollo cerebral, como el trastorno del espectro autista (TEA), el trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) o el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). También hay varios comportamientos repetitivos que muestran los niños con diferencias de aprendizaje, TDAH, autismo u otras condiciones de salud mental o problemas sociales o de comportamiento que pueden ser motivo de preocupación, como la estimulación (comportamiento autoestimulante), el golpeteo o el movimiento inquieto. Por ejemplo, los niños con autismo pueden estimularse agitando las manos, reorganizando objetos o tirándose del pelo.

Comportamiento repetitivo

El propósito de este estudio fue examinar las diferencias de grupo y las relaciones con el nivel de desarrollo posterior y los síntomas de autismo utilizando una nueva herramienta clínica desarrollada para medir los movimientos repetitivos y estereotipados (RSM) en niños pequeños.

Se codificaron muestras de comportamiento grabadas en vídeo utilizando el Perfil de Desarrollo de las Escalas de Comunicación y Comportamiento Simbólico (CSBS; Wetherby y Prizant, 2002) para niños con trastornos del espectro autista (TEA; n = 50), retrasos en el desarrollo sin TEA (DD; n = 25) y desarrollo típico (TD; n = 50) entre los 18 y los 24 meses de edad.

Los niños con TEA demostraron una tasa significativamente más alta y un mayor inventario de MSO con objetos y cuerpo durante una muestra de comportamiento sistemático que los grupos de DD y TD. Las medidas de RSM se relacionaron con medidas concurrentes de comunicación social y predijeron los resultados del desarrollo y los síntomas de autismo en el cuarto año para el grupo de TEA. Ninguna de las correlaciones entre el MSO y los síntomas de autismo siguió siendo significativa cuando se controló el nivel simbólico del CSBS. El MSO con objetos predijo una varianza única en la gravedad de los síntomas de autismo en el cuarto año más allá de lo predicho por las medidas de comunicación social por sí solas.

Movimientos motores repetitivos

Los intereses intensos y los comportamientos repetitivos pueden ser una fuente de diversión para los autistas y una forma de enfrentarse a la vida cotidiana. Pero pueden ser obsesiones y limitar la participación de las personas en otras actividades y causar angustia o ansiedad. Averigua qué puedes hacer para ayudar.

«Mi mente estaba constantemente llena de pensamientos, preocupaciones e inquietudes. El tiempo que dedicaba a mi intenso interés era el único en el que tenía la mente despejada: me proporcionaba esa relajación tan buscada.»  Joven autista

Muchas personas autistas tienen intereses intensos y muy centrados, a menudo desde una edad bastante temprana. Estos intereses pueden cambiar con el tiempo o ser para toda la vida. Pueden ser el arte, la música, la jardinería, los animales, los códigos postales o los números.  Para muchos niños más pequeños, se trata de Thomas the Tank Engine, los dinosaurios o determinados personajes de dibujos animados.

Las personas autistas también pueden encariñarse con objetos (o partes de objetos), como juguetes, figuras o maquetas de coches, o con objetos más inusuales, como tapas de botellas de leche, piedras o zapatos. El interés por el coleccionismo también es bastante común.

Movimientos repetitivos de la mano del bebé cuando está excitado

El tratamiento de los movimientos repetitivos de las manos suele consistir en reducir o detener los movimientos que provocan los síntomas. Las opciones incluyen hacer pausas para dar tiempo a la zona afectada a descansar, y adoptar ejercicios de estiramiento y relajación. La aplicación de hielo en la zona afectada y el uso de medicamentos como analgésicos, cortisona y antiinflamatorios pueden reducir el dolor y la hinchazón. Las férulas pueden aliviar la presión sobre los músculos y los nervios. La fisioterapia puede aliviar las molestias y el dolor de los músculos y las articulaciones. En raras ocasiones, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para aliviar los síntomas y evitar daños permanentes. Algunos empleadores han desarrollado programas ergonómicos para ayudar a los trabajadores a ajustar su ritmo de trabajo y a organizar los equipos de oficina para minimizar los problemas.

La mayoría de las personas con DME se recuperan por completo y pueden evitar volver a lesionarse cambiando la forma de realizar los movimientos repetitivos, la frecuencia con la que los realizan y el tiempo de descanso entre movimientos. Sin tratamiento, los DME pueden provocar una lesión permanente y la pérdida total de la función en la zona afectada.

SHARE:
Salud 0 Replies to “Movimientos repetitivos en niños”