agosto 24, 2022

Irse a vivir a otra ciudad

意見回饋

Mudarse a una nueva ciudad puede ser un sueño hecho realidad: la oportunidad de conseguir un mejor trabajo, estudiar en una universidad de renombre, hacer nuevos amigos, conocer a tu verdadero amor, construir una vida feliz para ti y tu familia, etc.

Todo depende de tus expectativas y deseos, de tu mentalidad y disposición a aceptar el cambio y, por supuesto, de los motivos particulares de tu traslado. Al fin y al cabo, mudarse a una nueva ciudad por motivos de trabajo, estudios o amor es muy diferente a hacerlo por una ruptura, problemas económicos o cualquier otra circunstancia desafortunada.

Sin embargo, sean cuales sean las razones para mudarse a una nueva ciudad, un paso que cambia la vida no debe tomarse a la ligera. Habrá muchos altibajos en tu viaje y tienes que ser consciente tanto de lo bueno como de lo malo que resultará de tu decisión.

Así que, si estás pensando en mudarte a una nueva ciudad, asegúrate de considerar primero todas las ventajas y desventajas de tu eventual traslado. De este modo, sabrás a qué retos te enfrentas y qué beneficios puedes obtener y podrás tomar la decisión correcta para ti.

Las ventajas de vivir en el extranjero

Mudarse a una nueva ciudad es un gran acontecimiento. Es habitual que la gente se mude en busca de nuevas experiencias, oportunidades y cambios. ¿Y el tópico de encontrarse a sí mismo? Pero la hierba no siempre es más verde en el otro lado. Mudarse a una nueva ciudad debe ser una decisión bien pensada y no precipitada, en la que se consideren realmente los pros y los contras de lo que se renuncia a cambio de lo que se obtendrá en la nueva vida.Puede ser tentador hacer las maletas cuando ves que tus compañeros publican en las redes sociales sus “nuevos capítulos” en nuevas ciudades. Pero lo que es bueno para ellos puede no serlo para ti, y eso está bien.

Si no estás contento en el trabajo, habla con tu jefe sobre la posibilidad de emprender nuevos proyectos o cambiar de departamento para cambiar las cosas antes de tomar medidas drásticas.Si eso no ayuda o has agotado la búsqueda de empleo en tu ciudad actual, trasladarte por un trabajo puede ser una gran decisión si significa que estarás en un lugar o en una empresa donde puedes construir una carrera que crees que no habrías podido hacer en otro lugar. Pero, aunque el traslado puede ampliar tus oportunidades, debes asegurarte de que éstas compensan cualquier otro efecto que la mudanza pueda acarrear, y de si una oferta de trabajo en una ciudad diferente merece realmente la pena.Alexandra Levit, autora de “Blind Spots: The 10 Business Myths You Can’t Affordable to Believe on Your New Path to Success” (Puntos ciegos: los 10 mitos empresariales que no puedes permitirte creer en tu nuevo camino hacia el éxito), dijo a Forbes que debes asegurarte de que el trabajo se adapta bien o de que las perspectivas de empleo son mejores en la nueva ciudad.La coach profesional Deborah Brown-Volkman también dijo a Forbes que debes trasladarte sólo “porque quieres, y no porque debes”.

Expatistan

Mudarse a una nueva ciudad puede ser difícil y el proceso puede ser aún más duro si no estás preparado para ello. Para facilitarte el traslado, te he dado algunos consejos para que te adaptes más rápido a tu nuevo hogar. Tanto si te mudas por motivos de trabajo, como si lo haces para empezar de nuevo en la vida o en la escuela, estoy segura de que te vendrá bien un poco de ayuda en el departamento de reubicación.

Esto es lo primero que debes hacer cuando decides mudarte a una nueva ciudad. A partir de la investigación, podrás conocer el coste de la vida en la ciudad, cómo es el clima, cómo es el tráfico, cuáles son los lugares sociales a los que puedes ir para hacer nuevos amigos, etc.

Si te mudas para empezar una nueva vida, es importante que te fijes en el mercado de trabajo o en el entorno empresarial de la ciudad. No querrás arriesgarte a dejar un trabajo estable y mudarte a una ciudad esperando conseguir uno nuevo sólo para decepcionarte. Si puedes, visita la ciudad a la que piensas mudarte antes de tomar la decisión final de hacerlo.    De este modo podrás comprobar las cosas y hacerte una idea de cómo será la vida allí.

Motivo de la mudanza

A veces el trabajo perfecto no está al final de la calle, sino a miles de kilómetros. Sin embargo, no siempre es fácil calcular si estás dispuesto a trasladarte por él. Existe la tentación de sopesar los pros y los contras en una hoja de cálculo de Excel, pero hay que pensar de forma holística en la satisfacción personal y profesional. Piense en el estilo de vida que le ofrece o no la nueva ubicación. ¿Qué significará el cambio para su familia? ¿Qué dificultad habrá para encontrar una comunidad en el nuevo lugar? ¿Podrá su cónyuge o pareja encontrar un trabajo significativo? Si no es así, ¿cuál será el problema? Piensa también en la oportunidad dentro del contexto de tu trayectoria profesional a largo plazo. ¿Cuál es el siguiente paso después de esto? Por último, es importante tener un plan de salida en caso de que se materialice el peor de los escenarios: que tú y/o tu familia seáis desgraciados. Necesitas una vía de escape.

A veces, el trabajo perfecto no está al final de la calle, sino a miles de kilómetros -o incluso a un océano- de distancia. Si le ofrecen un trabajo en otro lugar, ¿cómo sabe si merece la pena trasladarse? ¿Quién debería ayudarle a tomar la decisión? Y, ¿cómo sopesar las posibles ventajas, como el dinero y las oportunidades, frente a los costes, como el impacto en su familia o la pérdida de su red actual?

SHARE:
Blog 0 Replies to “Irse a vivir a otra ciudad”