julio 14, 2022

Alcohol y rosacea

Curación de la rosácea

Si tiene rosácea y le gusta una copa de vino o un cóctel, querrá saber con certeza si el alcohol y el vino empeoran la rosácea. Si es así, querrá estar preparado. Un nuevo estudio científico responde a esta pregunta.

Probablemente haya notado que su rostro, propenso a la rosácea, se ruboriza con un cóctel o una copa de vino. Sin embargo, hasta ahora, los dermatólogos consideraban que el alcohol no participaba en la causa de la rosácea, más allá de invitar al embarazoso rubor y a la vergüenza. Faltaban pruebas.

El rubor se debe a la capacidad del alcohol de provocar una vasodilatación periférica (un aumento del flujo sanguíneo a la red capilar de la piel). Los dermatólogos dedicaron grandes esfuerzos a desestigmatizar la rosácea como un signo de exceso de alcohol.

Los investigadores examinaron los datos del enorme estudio Nurses’ Health Study II (1991 a 2005), compuesto por 82.737 personas. 5.000 mujeres tenían rosácea. A lo largo de los 14 años, el estudio siguió a estas enfermeras y parece que el consumo de alcohol se asoció a la presencia de su rosácea. Esto era especialmente cierto para las que bebían vino blanco y licor, pero no vino tinto.

Diario de la rosácea

El consumo de alcohol desencadena episodios perjudiciales de rubor en aproximadamente el 50-75% de nuestros pacientes, lo que hace que los periodos sociales como Navidad y Año Nuevo -en los que el alcohol desempeña un papel fundamental en las celebraciones- sean potencialmente muy perjudiciales para la piel.

Los episodios repetidos de enrojecimiento conducen a un enrojecimiento facial más pronunciado y a la telangiectasia (capilares rotos) y se asocian con el desarrollo de síntomas de rosácea más avanzados y resistentes al tratamiento, como:

La vasodilatación que produce episodios duraderos de enrojecimiento es el principal efecto negativo del alcohol en la rosácea; sin embargo, si su consumo de alcohol supera las recomendaciones moderadas (un máximo de una bebida al día para las mujeres y dos para los hombres) también experimentará efectos de envejecimiento en su piel (como arrugas por glicación, pérdida de elasticidad y deshidratación) que agravan la aparición y el tratamiento de la rosácea.

El alcohol suele ser un factor desencadenante; sin embargo, las encuestas realizadas a pacientes con rosácea sugieren que el vino tinto -que suele citarse como el alcohol más beneficioso por su contenido en resveratrol- tiene más probabilidades de provocar enrojecimiento que otros tipos de alcohol.

Prosecco para la rosácea

Aldrich N, Gerstenblith M, et al. “Genetic vs environmental factors that correlate with rosacea: Un estudio de cohortes de gemelos”.  JAMA Dermatol. 2015;151(11):1213-9.Academia Americana de Dermatología, “Estudio: El consumo de alcohol aumenta el riesgo de rosácea en las mujeres”. Comunicado de prensa publicado el 20 de abril de 2017.  Li S, Cho E, et al. “Consumo de alcohol y riesgo de rosácea en mujeres estadounidenses”.  J Am Acad Dermatol. 2017 Jun;76(6):1061-7.National Rosacea Society. “El vino tinto es nombrado el principal desencadenante del alcohol”.  Rosacea Review. Otoño 2010.National Rosacea Society. “El vino tinto es el principal desencadenante del alcohol para la afección facial visible”. Comunicado de prensa publicado el 11 de febrero de 2004.Spoendlin J, Voegel JJ, et al. “A study on the epidemiology of rosacea in the U.K.”  Br J Dermatol. 2012;167(3):598-605.

Brote de rosácea

Es una pena, y probablemente no es lo que la gente quiere oír, pero por mucho que le guste el alcohol y sus efectos para mejorar el estado de ánimo, seguir consumiéndolo, aunque sea mínimamente, es un poco desaconsejable si tiene rosácea. Siga leyendo para descubrir por qué.

Aunque todavía no se ha identificado una causa única para esta difícil afección de la piel, cada vez se conocen mejor los factores que la desencadenan, y hace tiempo que se ha establecido que el alcohol ocupa un lugar destacado en la lista.

Para conocer el efecto que el alcohol puede tener en los enfermos de rosácea, basta con mirar al famoso artista estadounidense W.C. Fields. Amante empedernido del alcohol -hecho que en realidad explotó como parte integrante de su personaje en el mundo del espectáculo-, la “característica” nariz abultada del humorista fue una consecuencia directa (y sin duda muy incómoda) de un grave ataque de rosácea no tratada que se desencadenó por su afición a la botella.

La rosácea afecta a millones de personas en todo el mundo y provoca el enrojecimiento de la cara, que se concentra en las mejillas, la frente, la barbilla y la nariz. No se puede curar, pero se puede controlar hasta cierto punto si se evitan en lo posible los desencadenantes conocidos. Hay muchos desencadenantes diferentes, como el estrés, la exposición al sol, ciertos alimentos y, sí, el alcohol.

SHARE:
Noticias 0 Replies to “Alcohol y rosacea”